Entradas

Girl in a hat with sunscreen on his shoulder

¿Cuidados de la piel en verano? 5 consejos clave para proteger tu piel de los efectos del sol

Durante el verano estamos más expuestos a la acción solar, y aunque los beneficios del sol son muchos, los efectos adversos, si no se lleva a cabo un específico cuidado de la piel, puede tener consecuencias fatales a corto y largo plazo.

Entre los beneficios del sol en nuestro cuerpo destacan, la acción antidepresiva y el aporte de vitamina D; pero, los efectos perjudiciales van desde el envejecimiento cutáneo, manchas y arrugas, hasta el cáncer de piel.

Nuestros cirujanos recomiendan 5 prácticas clave para cuidar la piel en verano y evitar los efectos nocivos del sol, ¡toma nota!

1.Utilizar la ropa adecuada para cuidar tu piel del sol.
¿Sabías que existen prendas de ropa con factor de protección UV, e incluso tejidos impregnados de un tinte transparente que absorbe los rayos UV? Pero si esta idea no te convence, procura cubrir toda la superficie de piel que sea posible utilizando los tejidos adecuados, cómodos y ligeros. Evita prendas que puedan llegar a irritarte la piel, y apuesta siempre por los colores claros, en lugar de oscuros, te ayudarán a mantenerte más fresco.

Sombrero, gafas de sol y gorras son otros imprescindibles durante los meses de verano. El anillo de sombra proyectado por el sombrero o la gorra resultará enormemente beneficioso para el cuidado de la piel de tu rostro. Con las gafas de sol, protegerás tus ojos y evitarás que se desarrollen melanomas o cataratas además de contribuir a frenar el envejecimiento del rostro.

2. Usar protector solar de alta radiación y de manera continuada
Nuestros doctores aconsejan usar un protector solar de amplio espectro, es decir, que tenga cobertura para proteger a nuestra piel de los dos tipos de rayos ultravioleta, los UVA y los UVB.

Debes aplicar el fotoprotector, como mínimo del factor 30, 30 minutos antes de la exposición solar, prestando especial atención a las partes del cuerpo más “olvidadas”:orejas, dorso de las manos, dorso de los pies y cuello. El cuidado de la piel con protector solar debes continuarlo durante todo el tiempo de exposición al sol, renovándolo tras cada baño o cada dos horas, incluso si estás usando una crema “water resistant”.

3. Elegir bien el horario de exposición al sol
Evita la exposición al sol entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde. En verano, las horas más cálidas del día son las más nocivas. Practica las actividades y los deportes de exterior a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, durante las horas más frescas.

Ten en cuenta que, para ciertas latitudes, es aconsejable evitar el sol durante ciertas horas del día. Averigua a qué horas es recomendable evitar el sol en la zona en la que vives, y guarda un margen de precaución antes y después de esta fase especialmente peligrosa.

4. ¿Quiénes son los que corren mayores riesgos al exponerse al sol?
Los niños menores de seis meses no pueden usar protector solar ya que su piel lo absorbe directamente. Los menores de un año, aunque si se pueden aplicar fotoprotector, tampoco es conveniente que se expongan demasiado al sol.

Otro grupo de gente para el cual el sol es muy nocivo es la gente con antecedentes familiares con cáncer de piel, personas, en general, con cáncer, ya que el sol disminuye las defensas, y las personas que tienen enfermedades fotosensibles como el lupus o los que tengan alguna infección activa en la piel.

Las personas con muchos lunares por el cuerpo, deberían tomar medidas extra para cuidar su piel del sol.

5. Hidratarse continuamente
El cuerpo pierde más agua cuando hace calor, por lo que es muy importante, para el cuidado de la piel, hidratarla por dentro y por fuera. Bebe agua y zumos de frutas naturales en cantidad durante la exposición solar y refréscate todas las veces que sea necesario.

¿Cómo tratar las quemaduras provocadas por el sol?

A female touching her sunburned shoulder
Si a pesar de tener en cuenta todas estas indicaciones para el cuidado de la piel, descubres alguna quemadura provocada por el sol, ten en cuenta estos consejos básicos:
Si pasadas las horas, descubres rojez o quemaduras ligeras en la piel, toma abundante agua y utiliza compresas frías para aliviar el dolor. Puedes mojarlas en agua tibia, leche con agua tibia (tiene un efecto calmante), o en agua con sal (la sal ayuda a atraer y mantener la humedad). Procura, durante los primeros días, evitar usar jabón en las áreas quemadas, así como otras sustancias grasas que puedan resultar dolorosas.
Si las quemaduras provocadas por el sol son moderadas, notas marcas de la ropa visibles, picazón y ampollas, puede aliviar el dolor con aspirinas, compresas húmedas y crema hidratante.
Si las quemaduras están provocando inflamación, ampollas, fiebre y escalofríos, le recomendamos que se ponga en contacto con su médico.

Captura (3)

¿Qué tratamientos estéticos para quemaduras existen?

¿Has sufrido alguna quemadura en la piel causada por el contacto con llamas, superficies o líquidos calientes? Los doctores de la Clínica Sanz, con más de 20 años de experiencia en cirugía reconstructiva, estudiarán tu caso y te proporcionarán tratamientos estéticos para quemaduras con los mejores resultados.

Gracias a los grandes avances en cirugía estética, los resultados de las cirugías reconstructivas por quemaduras cada vez son más efectivos. Conoce un caso real de un paciente que acudió a nuestra clínica con quemaduras en el 40% de su cuerpo debido a un accidente laboral.

Existen diferentes tipos de tratamientos, dependiendo de la gravedad de la quemadura, la localización de la zona afectada, la extensión de la misma, y sobre todo, los tejidos de la piel que han sido afectados.

¿Qué tipos de quemaduras hay y qué tratamientos requieren?

Quemaduras de primer grado

Son quemaduras ligeras, de poca gravedad y que solo afectan a la capa externa de la piel, por lo que no será necesario ningún tratamiento de cirugía estética para quemaduras. Con la aplicación de las curas apropiadas y una buena crema para quemaduras, las marcas desaparecerán pasados unos días sin dejar apenas marcas en la piel

Quemaduras de segundo grado

Las quemaduras de segundo grado son un poco más graves y dolorosas ya que llegan a dañar la capa de la dermis. Después de 10 ó 15 días la piel vuelve a regenerarse pero las cicatrices perduran por lo que, en estos casos la cirugía reconstructiva es necesaria.

En la Clínica Sanz trabajamos con doctores especializados en tratamientos de cicatrización de piel como cicatrices queloides y tratamientos con terapias por vacío. Infórmate y pide una cita con nuestro especialista:

Quemaduras de tercer grado

Las quemaduras de tercer grado son las más graves, las más dolorosas y las que más secuelas dejan. Varias capas de la piel se ven afectadas y la regeneración por sí sola es muy poco probable por lo que es necesario llevar a cabo tratamientos de cirugía plástica para quemaduras, tales como injertos de piel o microcirugía.

En la clínica Sanz trabajamos con los mejores profesionales y contamos con los últimos avances en cirugía plástica reconstructiva que nos permiten devolver al paciente todas las funciones, la sensibilidad, movilidad y el aspecto natural de las partes del cuerpo que hayan sido afectadas. Puedes ver los resultados en imágenes de una de las operaciones llevadas a cabo en la clínica a un paciente que sufrió quemaduras en el 40% de su cuerpo debido a un accidente laboral.

Los tratamientos para quemaduras con cirugía estética más comunes y que proporcionan resultados más óptimos son los injertos de piel

¿En qué consiste un injerto de piel?

Este procedimiento consiste en coger piel de una parte del cuerpo, que se suele cubrir con la ropa, zona donante, e injertarlo o trasplantarlo en la parte afectada.

Antes de realizar el injerto de piel se debe llevar a cabo el desbridamiento. Esto consiste en eliminar el tejido muerto y las ampollas para exponer la verdadera profundidad y gravedad de la herida. En algunas quemaduras, el tejido muerto se cae naturalmente como parte del proceso de cicatrización, pero en la mayoría de los casos, el profesional deberá eliminar el tejido dañado manualmente.

La piel injertada se adhiere (al utilizar la propia piel de un paciente para cubrir una quemadura se descarta el riesgo de rechazo del tejido) al tejido subyacente y cierra eficazmente la herida.

Si has sufrido alguna quemadura, sea del grado que sea, y quieres consultar con un especialista, pide una cita previa rellenando este formulario, mándanos un correo a la dirección [email protected] o llámanos por teléfono (942 037 404), estudiaremos tu caso de manera personalizada.