Entradas

piel-post-verano

Piel post-verano. ¿Qué debemos hacer?

Durante el verano, sometemos a nuestra piel a intensos días de sol y a altas temperaturas que pueden dañar nuestra dermis causando la aparición de manchas, arrugas y sequedad en la piel, provocando así un envejecimiento prematuro de la misma. En nuestra clínica de cirugía estética en Valladolid, te mostramos una serie de acciones a llevar a cabo para recuperar nuestra piel tras el verano.

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y una parte imprescindible de cuidar, ya que nos protege de factores externos y nos ayuda a mantener íntegras las estructuras de nuestro organismo. Por ello, después de la época estival, la piel necesita una serie de cuidados para mantenerla fortalecida y prevenir posibles enfermedades.
Aunque no lo parezca, el estrés, fumar, el consumo de alcohol, dormir poco o mal y la prolongada exposición al sol y al agua marina son “enemigos” de la salud de la piel. Exponer excesivamente nuestra piel al sol hace que nos salgan manchas y arrugas propiciando así un envejecimiento cutáneo precoz.
A continuación, te detallamos una serie de claves para recuperar nuestra piel:

1. HIDRATACIÓN

Debido a la sequedad de la piel tras la exposición directa al sol, es importante hidratarla debidamente al menos dos veces al día, para recuperar la pérdida de agua y estimular así la renovación celular.
Mediante cremas hidratantes y aceites naturales podrás hidratar tu piel de manera correcta, además de beber abundante agua.

2. REVISIÓN DE MANCHAS Y LUNARES

Es muy importante que revisemos periódicamente nuestro cuerpo para identificar nuevas manchas o lunares que puedan resultar sospechosos. No hay que olvidar que el melanoma es uno de los cánceres más comunes entre las personas y que, por desgracia, cada año aumentan el número de personas que padecen del mismo.
Si tras revisar tu cuerpo has encontrado alguna mancha o algún lunar nuevo sospechoso o que alguno que ya tenías ha cambiado de forma o color, no dudes en acudir a un especialista en dermatología para obtener más información y recibir una consulta y tratamiento adecuados para tu caso.

3. PROTECCIÓN SOLAR

La protección de nuestra piel con crema durante los días de verano es esencial para evitar posibles daños mayores. Pero no sólo tenemos que proteger nuestra piel en verano, sino que es aconsejable hacerlo durante todo el año, sobre todo aquellos días en los que el sol se deja ver. Así, aunque sea invierno y nuestro cuerpo esté mayormente cubierto, nuestra cara puede estar desprotegida ante los rayos del sol y rayos UVA, por lo que es aconsejable aplicarse crema solar.

4. TRATAMIENTOS ESTÉTICOS

Existen varios tratamientos para exfoliar la piel, eliminando así la parte superior de la misma y provocando su regeneración y renovación. Tras la intervención estética, se conseguirá un cutis más joven, hidratado y luminoso, además de conseguir eliminar las manchas causadas por los excesos del verano.
Otra opción puede ser el uso de ácido hialurónico facial para recuperar la luz y testura de la piel.
Si necesitas más información, te invitamos a que visites nuestra clínica de cirugía estética en Valladolid para poder ofrecerte ayuda y asesoramiento. No olvides que debemos de cuidar nuestra piel como se merece, todo el año.

Girl in a hat with sunscreen on his shoulder

¿Cuidados de la piel en verano? 5 consejos clave para proteger tu piel de los efectos del sol

Durante el verano estamos más expuestos a la acción solar, y aunque los beneficios del sol son muchos, los efectos adversos, si no se lleva a cabo un específico cuidado de la piel, puede tener consecuencias fatales a corto y largo plazo.

Entre los beneficios del sol en nuestro cuerpo destacan, la acción antidepresiva y el aporte de vitamina D; pero, los efectos perjudiciales van desde el envejecimiento cutáneo, manchas y arrugas, hasta el cáncer de piel.

Nuestros cirujanos recomiendan 5 prácticas clave para cuidar la piel en verano y evitar los efectos nocivos del sol, ¡toma nota!

1.Utilizar la ropa adecuada para cuidar tu piel del sol.
¿Sabías que existen prendas de ropa con factor de protección UV, e incluso tejidos impregnados de un tinte transparente que absorbe los rayos UV? Pero si esta idea no te convence, procura cubrir toda la superficie de piel que sea posible utilizando los tejidos adecuados, cómodos y ligeros. Evita prendas que puedan llegar a irritarte la piel, y apuesta siempre por los colores claros, en lugar de oscuros, te ayudarán a mantenerte más fresco.

Sombrero, gafas de sol y gorras son otros imprescindibles durante los meses de verano. El anillo de sombra proyectado por el sombrero o la gorra resultará enormemente beneficioso para el cuidado de la piel de tu rostro. Con las gafas de sol, protegerás tus ojos y evitarás que se desarrollen melanomas o cataratas además de contribuir a frenar el envejecimiento del rostro.

2. Usar protector solar de alta radiación y de manera continuada
Nuestros doctores aconsejan usar un protector solar de amplio espectro, es decir, que tenga cobertura para proteger a nuestra piel de los dos tipos de rayos ultravioleta, los UVA y los UVB.

Debes aplicar el fotoprotector, como mínimo del factor 30, 30 minutos antes de la exposición solar, prestando especial atención a las partes del cuerpo más “olvidadas”:orejas, dorso de las manos, dorso de los pies y cuello. El cuidado de la piel con protector solar debes continuarlo durante todo el tiempo de exposición al sol, renovándolo tras cada baño o cada dos horas, incluso si estás usando una crema “water resistant”.

3. Elegir bien el horario de exposición al sol
Evita la exposición al sol entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde. En verano, las horas más cálidas del día son las más nocivas. Practica las actividades y los deportes de exterior a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, durante las horas más frescas.

Ten en cuenta que, para ciertas latitudes, es aconsejable evitar el sol durante ciertas horas del día. Averigua a qué horas es recomendable evitar el sol en la zona en la que vives, y guarda un margen de precaución antes y después de esta fase especialmente peligrosa.

4. ¿Quiénes son los que corren mayores riesgos al exponerse al sol?
Los niños menores de seis meses no pueden usar protector solar ya que su piel lo absorbe directamente. Los menores de un año, aunque si se pueden aplicar fotoprotector, tampoco es conveniente que se expongan demasiado al sol.

Otro grupo de gente para el cual el sol es muy nocivo es la gente con antecedentes familiares con cáncer de piel, personas, en general, con cáncer, ya que el sol disminuye las defensas, y las personas que tienen enfermedades fotosensibles como el lupus o los que tengan alguna infección activa en la piel.

Las personas con muchos lunares por el cuerpo, deberían tomar medidas extra para cuidar su piel del sol.

5. Hidratarse continuamente
El cuerpo pierde más agua cuando hace calor, por lo que es muy importante, para el cuidado de la piel, hidratarla por dentro y por fuera. Bebe agua y zumos de frutas naturales en cantidad durante la exposición solar y refréscate todas las veces que sea necesario.

¿Cómo tratar las quemaduras provocadas por el sol?

A female touching her sunburned shoulder
Si a pesar de tener en cuenta todas estas indicaciones para el cuidado de la piel, descubres alguna quemadura provocada por el sol, ten en cuenta estos consejos básicos:
Si pasadas las horas, descubres rojez o quemaduras ligeras en la piel, toma abundante agua y utiliza compresas frías para aliviar el dolor. Puedes mojarlas en agua tibia, leche con agua tibia (tiene un efecto calmante), o en agua con sal (la sal ayuda a atraer y mantener la humedad). Procura, durante los primeros días, evitar usar jabón en las áreas quemadas, así como otras sustancias grasas que puedan resultar dolorosas.
Si las quemaduras provocadas por el sol son moderadas, notas marcas de la ropa visibles, picazón y ampollas, puede aliviar el dolor con aspirinas, compresas húmedas y crema hidratante.
Si las quemaduras están provocando inflamación, ampollas, fiebre y escalofríos, le recomendamos que se ponga en contacto con su médico.