Entradas

Surgeons team working with Monitoring of patient in surgical operating room. close-up breast augmentation

3 anomalías en el pezón:invertido, hipertrofia y dilatación de las areolas

Habitualmente, el pezón suele tener aproximadamente un centímetro de diámetro, un centímetro de longitud y se proyecta hacia afuera, pero en ocasiones esa proyección es anómala y va hacia dentro. Encontramos así diversas anomalías que pueden afectar no solo a la apariencia sino a la salud del paciente y debemos ser conscientes a qué nos enfrentamos.

1. Pezón invertido

Los pezones invertidos aparecen por una retracción de los conductos de la mama o por un tejido conectivo denso que une la areola y el pezón con la glándula mamaria. Cabe destacar que si los pezones invertidos se producen como una condición nueva conviene descartar que sea por causas tumorales.

No debe pensarse en que esa variación sea sinónimo de problema de salud, pero no debe descuidarse cuando se produce de manera espontánea después de la pubertad. Existen dos factores a tener en cuenta que afectan al diagnóstico benigno o maligno: cuándo apareció la anomalía y qué tipo de inversión tiene el pezón.

El método de tratamiento de esta anomalía dependerá del grado de su inversión, la causa de esta y si se planea dar de lactar en un futuro.

  • Inversión grado 1: probablemente los métodos manuales puedan ayudar a “aflojar” el tejido fibroso y permitirle al pezón a extenderse con mayor facilidad.
  • Inversión grado 2: deberás consultar con un profesional para que te brinde un plan de tratamiento. Aunque es cierto que, en algunos casos, los métodos no invasivos podrían ser adecuados, mientras que en otros la cirugía plástica podría ser una mejor opción.
  • En los casos de embarazo o periodo de lactancia, deberás solicitar toda la información necesaria de tu médico de cabecera.

2. Hipertrofia del pezón

La hipertrofia del pezón puede ser un problema más frecuente de lo que parece, pudiendo ser congénito o causado por la lactancia materna. Muchos pacientes pueden llegar a experimentar problemas psicológicos asociados al rechazo o verse empujados a limitar ciertas prendas de vestir.

Si lo comparamos con la apariencia habitual de un pezón, en el caso de la hipertrofia, se trata de un pezón prolapsado y con excesiva proyección. Existe una desproporción entre la altura del pezón y el resto de volumen mamario.Además, se pueden practicar diversas técnicas quirúrgicas para solucionar esta anomalía con el objetivo de reducir la longitud del pezón y de restablecer un equilibrio entre el diámetro y la proyección.

En cualquier caso, cualquiera de estas intervenciones se realizaría con anestesia local y es recomendable realizarlas una vez completado el periodo de lactancia materna por si queda afectada.

3. Areolas dilatadas

Por último, encontramos los casos de areolas dilatadas como una anomalía frecuente en mamas voluminosas o como resultado de embarazos y periodos de lactancia. El objetivo de la intervención consiste en disminuir el diámetro para que esté comprendido entre los 4 y 4,5 centímetros, siendo una intervención sencilla pero es imprescindible una correcta sutura en “bolsa de tabaco” para evitar que se vuelva a ensanchar.

Podemos distinguir entre dos casos:

  • Areolas dilatadas por motivos congénitos o tras el embarazo

En los casos en los que la mama está muy desarrollada, es frecuente encontrar también una areola que lo esté.Por lo tanto, se puede realizar la misma intervención de reducción para disminuir el tamaño del pecho y de la areola.

  • Areolas que se ensanchan o dilatan tras una cirugía mamaria

Aparece como consecuencia de realizarse mastopexia en clínicas de bajo coste o por cirujanos con poca experiencia. Para evitar el ensanchamiento posterior, es imprescindible que durante la mastopexia se realice una sutura en “bolsa de tabaco” en la dermis con material no reabsorbible.

Todas estas anomalías pueden corregirse a través de cirugías y así modificar la apariencia del pezón, consiguiendo mayor armonía en el conjunto del pecho. Todo ello, preservando la función de lactancia si ésta no ha tenido lugar, aunque en ocasiones cabe destacar que la capacidad de lactar puede verse afectada.

Por ello, nosotros te recomendamos que visites nuestra clínica para así poder resolver cualquier consultar que tengas a nuestro equipo profesional de Valladolid, especializado en aumento de pecho y en todo tipo de intervenciones en esta zona del cuerpo. ¡Te esperamos!

cirugías-en-hombres

Top 5 de cirugías en hombres para mejorar su imagen

El interés por “mejorar y cuidar la imagen” ya no es solo característico de las mujeres. Los hombres cada día están más preocupados por su aspecto físico, y, por tanto, mejorar su imagen se convierte también en uno de sus objetivos para 2017. Según los últimos datos de la Sociedad Española de Cirugía Estética y Reparadora (SECPRE) existe un creciente interés masculino por el “beauty”, incluidas las operaciones de cirugía plástica y estética en hombres. Lo curioso es que cada vez cuesta menos que los hombres reconozcan que se han sometido a pequeños retoques estéticos. Pero ¿Cuáles son los tratamientos o intervenciones de cirugía plástica y estética más demandados por el público masculino?

¿De qué se operan los hombres?

  • Blefaroplastia. El descolgamiento de los párpados y la aparición de bolsas en los ojos es uno de los signos de envejecimiento más frecuente, que aparece a partir de los 40 años. Se trata de uno de los problemas estéticos que más preocupa a los hombres. Por ello acuden a clínicas especializadas en Cirugía Plástica, como la del Dr Sanz en Burgos para buscar una rápida solución.

En este caso la opción más frecuente es recurrir a una blefaroplastia. Se trata de una cirugía estética facial en la que se retira el exceso de piel o grasa de las bolsas y cuyo objetivo es mejorar el aspecto tanto de los párpados inferiores como superiores. Gracias a esta intervención, para la que se utiliza anestesia local, se consigue rejuvenecer la mirada.

  • Rinoplastia. Otra de las intervenciones de cirugía plástica masculina más común. La nariz es el elemento facial que caracteriza y personaliza el rostro y sufrir algún tipo de deformidad hace que muchas personas sufran un gran malestar y falta de aceptación.

Por ello, cada año aumenta el número de rinoplastias, cirugías que corrigen el aspecto de la nariz, modificando su forma y adaptándola de manera armoniosa al resto de la cara. Se trata de una cirugía plástica, es decir, las modificaciones no afectan a la función respiratoria.

  • Otoplastia o cirugía de las orejas. Se ha comprobado un aumento del número de pacientes que acuden a nuestras clínicas preocupados por el aspecto de sus orejas. En la mayoría de los casos debido a que desde pequeño han tenido el complejo de “orejas de soplillo” y que no han podido solventar. En otros casos presentan orejas contraídas, en copa, lóbulos alargados y rasgados o con secuelas de piercings en la juventud.

Para estos casos la solución más eficaz suele ser la otoplastia, con la que se pretende mejorar el aspecto de las orejas. Eso sí, el objetivo no es conseguir una simetría exacta, ya que quedaría poco natural.

  • Liposucción. La acumulación de grasas en zonas concretas del cuerpo aunque suele ser más común en mujeres, también es cosa de hombres. Por ello, en 2016 han aumentado las liposucciones dentro del paciente masculino. Muchos de ellos hacen vida sana pero no consiguen eliminar la grasa acumulada de ciertas zonas del cuerpo, sobre todo en el abdomen y flancos.

Gracias a esta intervención de cirugía plástica, se extraen los acúmulos de grasa localizada, mejorando notablemente la figura y proporcionando una mayor aceptación de su cuerpo.

  • Ginecomastia. A partir de los 40, es frecuente que debido a alteraciones hormonales muchos hombres experimenten un crecimiento en sus mamas, causando una gran preocupación. Para ello se recomienda en muchos de los casos la intervención de la ginecomastia. Se trata de una intervención en la que se elimina la grasa y el tejido glandular de la zona, recuperando un pectoral proporcionado.